Saltar al contenido principal

Cerebro de lagarto

A menudo trato de manejar demasiados platos giratorios. Mis sentimientos durante estos momentos pueden variar desde la sensación de estar abrumado hasta una evidente sensación de pánico.

Recientemente, durante una de estas ocasiones, uno de mis astutos nietos de la escuela primaria dijo: "Papá, debes dejar de pensar con tu cerebro de lagarto y usar tu cerebro de búho". De la boca de los bebés.

Ella tenía razón. Me hizo pensar en cómo reacciona el cerebro (en este caso el mío) al estrés. Además, al ver que el primer miércoles de noviembre está reservado como Día Nacional de Concientización sobre el Estrés, decidí seguir estudiando.

¿Por qué un día para pensar en el estrés? El Día Nacional de Concientización sobre el Estrés es 24 horas para reforzar el hecho de que no se está haciendo un favor al estresarse por situaciones que no puede controlar. De hecho, según la ciencia, el estrés crónico conduce al deterioro de las funciones cognitivas y fisiológicas.

¿Sentirse estresado? No eres el único. Según un estudio reciente, alrededor del 25% de los estadounidenses dicen que están lidiando con altos niveles de estrés y otro 50% dice que su estrés es moderado.

Es posible que estos números no le sorprendan, ya que todos lidiamos con factores estresantes en el trabajo, la familia y las relaciones.

¿Lagarto?

No quiero menospreciar a los fanáticos de los lagartos. Entonces, para ser más precisos, hay una parte de su cerebro llamada amígdala. Cuando la amígdala toma el control, a veces se le llama pensar con su "cerebro de lagarto". Esta área de su cerebro procesa las emociones y obtiene información sobre el factor estresante a través de sus sentidos. Si interpreta la información como algo amenazante o peligroso, envía una señal al centro de comando de su cerebro, conocido como hipotálamo.

Cuando su hipotálamo recibe una señal de su amígdala de que está en peligro, envía señales a las glándulas suprarrenales. Las glándulas suprarrenales bombean adrenalina, lo que hace que su corazón lata más rápido, empujando más sangre a los músculos y órganos de su cuerpo.

Su respiración también podría acelerarse y sus sentidos podrían agudizarse. Su cuerpo también liberará azúcar en su torrente sanguíneo, enviando energía a todas las diferentes partes. Esto también provoca un aumento en algo llamado cortisol, que a veces se llama hormona del estrés, lo que lo hace más conectado y alerta.

Este no es necesariamente algo malo. Es algo llamado reacción de "lucha o huida".

Pelea o vuela

El estrés puede tener un propósito importante e incluso puede ayudarlo a sobrevivir. Para nuestros antepasados, el estrés fue un motivador útil para la supervivencia, ya que les permitió evitar amenazas físicas reales. Eso es porque hace que su cuerpo piense que está en peligro y activa ese modo de supervivencia de "lucha o huida".

El modo de lucha o huida se refiere a todos los cambios químicos que ocurren en su cuerpo para prepararlo para la acción física. Lo que quizás no sepa es que el estrés no siempre es malo. En algunos casos, como cuando está comenzando un nuevo trabajo o planeando un gran evento como una boda, el estrés puede ayudarlo a concentrarse, motivarlo a hacerlo bien e incluso mejorar su desempeño.

Pero algunas de las razones por las que el estrés puede ser positivo en estas situaciones es que es a corto plazo y lo ayuda a superar un desafío que sabe que puede manejar.

Sin embargo, experimentar estrés a largo plazo puede afectar su salud física y mentalmente. La investigación ha demostrado una conexión entre el estrés y los problemas crónicos como la hipertensión (presión arterial alta), la diabetes, la depresión y más.

Si bien esta respuesta al estrés aún puede ayudarnos a sobrevivir situaciones peligrosas, no siempre es una respuesta precisa y generalmente es causada por algo que en realidad no pone en peligro la vida. Eso es porque nuestros cerebros no pueden diferenciar entre algo que es una amenaza real y algo que es una amenaza percibida.

Efectos comunes del estrés

De hecho, los síntomas del estrés pueden afectar su cuerpo, sus pensamientos y sentimientos y su comportamiento. Ser capaz de reconocer los síntomas comunes del estrés puede ayudarlo a controlarlos.

En su cuerpo puede experimentar dolores de cabeza, tensión muscular, dolor de pecho, fatiga, malestar estomacal y problemas para dormir. Su estado de ánimo puede ser ansioso, inquieto, sentir falta de concentración, sentirse abrumado, irritable o enojado o triste y deprimido. Los comportamientos de estrés incluyen comer en exceso o en exceso, arrebatos de ira, abuso de alcohol, consumo de tabaco, aislamiento social o no hacer ejercicio con tanta frecuencia.

Estrés ... un poco más profundo

El trastorno de estrés agudo es un diagnóstico psiquiátrico que puede ocurrir en pacientes dentro de las cuatro semanas posteriores a un evento traumático. Las características incluyen ansiedad, miedo intenso o impotencia, volver a experimentar el evento y comportamientos de evitación. Las personas con este trastorno tienen un mayor riesgo de desarrollar un trastorno de estrés postraumático. El trauma es una experiencia común. Se ha estimado que entre el 50 y el 90 por ciento de los adultos estadounidenses experimentan un trauma durante su vida.

El término macroestresor se refiere a eventos traumatizantes, como desastres naturales o provocados por el hombre, mientras que el término microestresor, o molestia diaria, se refiere a las "demandas irritantes, frustrantes y angustiosas que hasta cierto punto caracterizan las transacciones cotidianas con el medio ambiente".

El psicólogo Derald Sue, autor de dos libros sobre microagresión, define el término: “Los desprecios, humillaciones, humillaciones e insultos cotidianos que las personas de color, las mujeres, las poblaciones LGBT o las personas marginadas experimentan en sus interacciones cotidianas con las personas”.

Su investigación y la de otros han demostrado que las microagresiones, aunque aparentemente son delitos pequeños y, a veces, inocentes, pueden tener un costo psicológico real en la salud mental de sus destinatarios. Este costo puede provocar enojo y depresión e incluso puede reducir la productividad laboral y la capacidad de resolución de problemas. Además, las microagresiones están estrechamente vinculadas a sesgos implícitos, que son las actitudes, estereotipos y suposiciones de los que ni siquiera somos conscientes, que pueden infiltrarse en nuestras mentes y afectar nuestras acciones. Hay investigaciones en curso sobre el impacto acumulativo que margina a las personas a largo plazo. La hipótesis es que puede explicar algunas de las disparidades de salud experimentadas.

Cuando buscar ayuda

Si no está seguro de que el estrés sea la causa de sus síntomas, o si ha tomado medidas para aliviarlos y sus síntomas continúan, consulte a su médico. Es posible que su proveedor de atención médica quiera examinarlo para detectar otras causas. O considere consultar a un consejero o terapeuta profesional que pueda ayudarlo a desarrollar otras habilidades de afrontamiento.

Por último, si tiene dolor en el pecho, especialmente si también tiene dificultad para respirar, sudoración, náuseas, dolor en el hombro o en la mandíbula, busque ayuda de emergencia. Estos pueden ser síntomas de un ataque cardíaco y no solo estrés.

Cerebro de búho en su lugar

El objetivo es no ser víctimas de nuestro "cerebro de lagarto", sino utilizar nuestro "cerebro de búho". Otra forma de decir esto es usar todo nuestro cerebro para enfrentar los desafíos de la vida.

No puedes cuidar de los demás a menos que te preocupes por ti mismo. Esto significa tomar descansos, darse algo de tiempo y espacio para procesar lo que siente, hacer algo de ejercicio, comer bien (no comer por estrés), dormir lo suficiente, tomar el sol, mantenerse hidratado y limitar la ingesta de bebidas con cafeína y alcohol. Evite el uso de sustancias ilegales.

Practica técnicas de relajación como respiración profunda, yoga, tai chi o masajes

Superar una crisis no es un sprint sino un maratón. Sea realista acerca de la situación, tome el ritmo y reconozca y acepte lo que puede y no puede controlar. Cuando se sienta abrumado, no lo ignore. Desacelerar. Di no cuando lo necesites. Nadie es inmune a estos sentimientos. Mantén el sentido del humor.

Incluso durante el distanciamiento físico, necesitas una conexión social. Consulte regularmente con sus seres queridos. Pase tiempo con familiares y amigos. Comuníquese con claridad, pregunte cómo les está yendo y sea honesto acerca de cómo lo está haciendo. Si necesita ayuda, no se enorgullezca de pedirla, incluso si es asesoramiento profesional.

En lo que te enfocas afecta cómo te sientes. Entonces, encuentra lo bueno. Incluso la simple tarea de crear una lista de agradecimiento, anotando tres cosas que salieron bien cada día. Se ha demostrado que este simple acto disminuye la ansiedad y la depresión, que a menudo acompañan al estrés.

Apunta a encontrar formas activas de manejar su estrés. Las formas inactivas de manejar el estrés, como mirar televisión, navegar por Internet o jugar videojuegos, pueden parecer relajantes, pero pueden aumentar su estrés a largo plazo.

 

MICHAEL G. KAVAN, PhD; GARY N. ELSASSER, farmacéutico; y EUGENE J. BARONE, MD, Facultad de Medicina de la Universidad de Creighton, Omaha, Nebraska Soy Fam Médico. 2012 Oct 1;86(7):643-649.

Comparación de dos modos de medición del estrés: molestias diarias y elevaciones versus eventos importantes de la vida. Kanner AD, Coyne JC, Schaefer C, Lazarus RS

J Behav Med. 1981 Mar; 4 (1): 1-39.

https://www.mayoclinic.org/healthy-lifestyle/stress-management/in-depth/stress-symptoms/art-20050987

Jones KB. COVID-19: bienestar médico en tiempos de pandemia AFP. 7 de abril de 2020.