Saltar al contenido principal

Junio ​​es el Mes de la Concienciación sobre el Alzheimer y el Cerebro

Sé lo que puede pensar, otro mes y otro problema de salud en el que pensar. Sin embargo, creo que esto vale la pena. Nuestro cerebro no recibe la atención de algunos de los órganos más "populares" (corazón, pulmones, incluso riñones), así que tengan paciencia conmigo.

Muchos de nosotros podemos estar conscientes de la demencia en un ser querido o amigo. Incluso podríamos estar preocupados por nuestra propia salud. Comencemos con lo que sabemos sobre cómo mantener nuestro cerebro lo más saludable posible. Estas recomendaciones pueden parecer básicas, ¡pero las investigaciones han demostrado que son importantes!

  1. Haga ejercicio con regularidad.

El ejercicio es lo más parecido que tenemos a la fuente de la juventud. Esto se aplica aún más al cerebro. Las personas que son físicamente activas pueden reducir su riesgo de Alzheimer e incluso pueden retrasar el deterioro del funcionamiento mental.

¿Por qué ayuda? Probablemente se deba a la mejora del flujo sanguíneo a su cerebro durante el ejercicio. Incluso puede revertir parte del "envejecimiento" que ocurre en nuestro cerebro.

Intente hacer unos 150 minutos de ejercicio a la semana. Esto se puede dividir de la forma que más le convenga. Lo más fácil puede ser 30 minutos cinco veces a la semana. Todo lo que aumente tu frecuencia cardíaca es perfecto. ¿El mejor ejercicio? El que harás constantemente.

  1. Dormir lo suficiente.

Su objetivo debe ser de siete a ocho horas de sueño por noche, ininterrumpidas. Hable con su proveedor de atención primaria si tiene problemas. Un motivo médico (como la apnea del sueño) puede estar interfiriendo con su sueño. El problema puede ser lo que llamamos "higiene del sueño". Estas son actividades que promueven el sueño. Por ejemplo: no mirar televisión en la cama, evitar cualquier actividad frente a la pantalla durante 30 minutos a una hora antes de dormir, no hacer ejercicio extenuante antes de acostarse y dormir en una habitación fresca.

  1. Consuma una dieta que enfatice los alimentos de origen vegetal, los cereales integrales, el pescado y las grasas saludables.

La forma en que come tiene un gran impacto en la salud de su cerebro. Las “grasas saludables” contienen ácidos grasos omega. Ejemplos de grasas saludables incluyen aceite de oliva, aguacates, nueces, yemas de huevo y salmón. Pueden disminuir su riesgo de enfermedad coronaria y retrasar el deterioro cognitivo a medida que envejece.

  1. ¡Ejercita tu cerebro!

¿Alguna vez ha visto los surcos en una carretera de los automóviles que recorren el mismo camino repetidamente? Bueno, tu cerebro también ha utilizado vías de uso común. Todos sabemos que hay algunas cosas que nuestro cerebro hace fácilmente debido a la repetición o la familiaridad. Por lo tanto, intente hacer algo que "estire" su cerebro de vez en cuando. Esto podría ser aprender una nueva tarea, hacer un acertijo, un crucigrama o leer algo que está fuera de su interés habitual. ¡Piense en su cerebro como un músculo que mantiene en forma! Intente reducir la cantidad de tiempo que mira televisión. Al igual que nuestro cuerpo, nuestro cerebro también necesita algo de ejercicio.

  1. Permanezca involucrado socialmente.

Conexión, todos la necesitamos. Somos criaturas sociales. La interacción nos ayuda a evitar sentirnos abrumados, estresados ​​o deprimidos. La depresión, especialmente en los adultos mayores, puede contribuir a los síntomas de la demencia. Conectarse con familiares u otras personas con las que comparte intereses puede fortalecer la salud de su cerebro.

¿Qué pasa con la demencia?

Para empezar, no es una enfermedad.

Es un grupo de síntomas que pueden deberse a daños en las células cerebrales. La demencia a menudo ocurre en personas mayores. Sin embargo, no está relacionado con el envejecimiento normal. El Alzheimer es un tipo de demencia y el más común. Otras causas de demencia pueden incluir lesiones en la cabeza, derrames cerebrales u otros problemas médicos.

Todos tenemos momentos en los que somos olvidadizos. Un problema de memoria es grave cuando afecta su vida diaria. Los problemas de memoria que no forman parte del envejecimiento normal incluyen:

  • Olvidar las cosas con más frecuencia de lo que solía hacerlo.
  • Olvidar cómo hacer las cosas que ha hecho muchas veces antes.
  • Problemas para aprender cosas nuevas.
  • Repetir frases o historias en la misma conversación.
  • Dificultad para tomar decisiones o manejar el dinero.
  • No poder hacer un seguimiento de lo que sucede cada día.
  • Cambios en la percepción visual

Algunas causas de demencia pueden tratarse. Sin embargo, una vez que se han destruido las células del cerebro, no se pueden reemplazar. El tratamiento puede retardar o detener más daño a las células cerebrales. Cuando la causa de la demencia no se puede tratar, la atención se centra en ayudar a la persona con sus actividades diarias y reducir los síntomas. Algunos medicamentos pueden ayudar a retrasar la progresión de la demencia. Su médico de cabecera hablará con usted sobre las opciones de tratamiento.

Otros signos que pueden indicar demencia incluyen:

  • Perderse en un barrio familiar
  • Usar palabras inusuales para referirse a objetos familiares.
  • Olvidar el nombre de un familiar o amigo cercano
  • Olvidando viejos recuerdos
  • No poder completar tareas de forma independiente

¿Cómo se diagnostica la demencia?

Un proveedor de atención médica puede realizar pruebas de atención, memoria, resolución de problemas y otras habilidades cognitivas para ver si existe un motivo de preocupación. Un examen físico, análisis de sangre y escáneres cerebrales como una tomografía computarizada o una resonancia magnética pueden ayudar a determinar una causa subyacente. El tratamiento de la demencia depende de la causa subyacente. Las demencias neurodegenerativas, como la enfermedad de Alzheimer, no tienen cura, aunque existen medicamentos que pueden ayudar a proteger el cerebro o controlar síntomas como la ansiedad o los cambios de comportamiento. Se están realizando investigaciones para desarrollar más opciones de tratamiento.

COVID largo

Sí, incluso una publicación de blog sobre la salud del cerebro debe mencionar una conexión con COVID-19. Cada vez se presta más atención a algo llamado "COVID largo" o "post COVID" o "Transportistas de larga distancia COVID".

Para empezar, el número cambia constantemente, pero parece probable que para cuando termine la pandemia, una de cada 200 personas en todo el mundo habrá sido infectada por COVID-19. Entre los pacientes no hospitalizados con COVID-19, el 90% ya no presentan síntomas a las tres semanas. La infección crónica por COVID-19 serían aquellos con síntomas más allá de los tres meses.

La evidencia sugiere que el COVID prolongado es un síndrome distinto, quizás debido a una respuesta inmune disfuncional. Esto puede afectar a personas que nunca fueron hospitalizadas y puede ocurrir incluso en aquellas que nunca tuvieron una prueba positiva para COVID-19.

Esto significa que más del 10% de las personas infectadas con COVID-19 desarrollan síntomas posteriores al COVID. Debido a la alta tasa de infección en los Estados Unidos, es probable que más de tres millones de estadounidenses experimenten los diversos síntomas posteriores al COVID, lo que les impide recuperarse por completo.

¿Cuáles son los síntomas del post-COVID? Tos persistente o recurrente, dificultad para respirar, fatiga, fiebre, dolor de garganta, dolores inespecíficos en el pecho (quemadura pulmonar), embotamiento cognitivo (confusión mental), ansiedad, depresión, erupciones cutáneas o diarrea.

Los trastornos del pensamiento o la percepción pueden ser el único síntoma de presentación de COVID-19. A esto se le llama delirio. Está presente en más del 80% de los pacientes COVID-19 que necesitan cuidados en unidades de cuidados intensivos. La causa de esto aún se está estudiando. El dolor de cabeza, los trastornos del gusto y el olfato a menudo han precedido a los síntomas respiratorios en COVID-19. El impacto en el cerebro puede deberse a un "efecto de inflamación" y se ha observado en otros virus respiratorios.

También parece probable que la enfermedad cardiovascular y cerebrovascular relacionada con COVID-19 también contribuya a un mayor riesgo a largo plazo de deterioro cognitivo y demencia en las personas recuperadas.

Su proveedor deberá considerar la evaluación de otras causas si tiene síntomas persistentes. No todo se puede culpar a post-COVID. Por ejemplo, una historia social puede revelar problemas relevantes, como aislamiento, dificultades económicas, presión para regresar al trabajo, duelo o pérdida de las rutinas personales (por ejemplo, ir de compras, ir a la iglesia), que pueden afectar el bienestar de los pacientes.

Finalmente

Si tiene síntomas persistentes, el mejor consejo es que se comunique con su proveedor de atención primaria. Los síntomas de cambios cognitivos u otras preocupaciones persistentes pueden tener múltiples causas. Su proveedor puede ayudarlo a resolver esto. Muchos han sentido el impacto de la pandemia en la salud mental y en nuestro bienestar general. Las conexiones sociales, la comunidad y el apoyo de los compañeros son importantes para todos nosotros. La derivación psiquiátrica puede ser apropiada para algunos pacientes.

Recursos

https://www.mayoclinichealthsystem.org/hometown-health/speaking-of-health/5-tips-to-keep-your-brain-healthy

https://familydoctor.org/condition/dementia/

https://www.cdc.gov/aging/dementia/index.html

https://covid.joinzoe.com/post/covid-long-term

https://www.aafp.org/dam/AAFP/documents/advocacy/prevention/crisis/ST-LongCOVID-050621.pdf

https://patientresearchcovid19.com/

https://www.aafp.org/afp/2020/1215/p716.html

Rogers JP, Chesney E, Oliver D y col. Presentaciones psiquiátricas y neuropsiquiátricas asociadas con infecciones graves por coronavirus: una revisión sistemática y metanálisis en comparación con la pandemia COVID-19. Lancet Psiquiatría. 2020;7(7): 611-627.

Troyer EA, Kohn JN, Hong S. ¿Nos enfrentamos a una ola de secuelas neuropsiquiátricas de COVID-19? Síntomas neuropsiquiátricos y posibles mecanismos inmunológicos. Brain Behav Immun. 2020; 87: 34- 39.